Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Mar Abr 11, 2017 12:01 am.

(OF) Una fan muy entregada (Furry/Human/Yiff M/F)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

hola (OF) Una fan muy entregada (Furry/Human/Yiff M/F)

Mensaje por AngelBlackwolf el Dom Jul 06, 2014 7:46 pm

No había abierto aun Request, pero una lectora me pidió si le podía hacer una, y teniendo en cuenta lo que pedía, pues me sentí generoso. Quería un encuentro salvaje con el escritor Angel Blackwolf, así que lo tuvo :p
Por cierto. El 10 de enero abriré huecos para comisiones, y esta vez con algunas novedades.


Una fan muy entregada.

Todo escritor llegado el momento, tiene fans. Unos más asiduos que otros, y algunos incluso, con un interés más personal. Para Ángel Blackwolf, un escritor no humano, por su aspecto de licántropo, y dos pequeños cuernos en la cabeza, los encuentros con sus fans, en exposiciones de sus obras, son algo normal. Pero de vez en cuando, se encuentra con fans, que desean conocerlo mejor, o mejor dicho, en privado. Durante una de sus últimas exposiciones en una gran librería, se percató de una chica no le quitaba ojo de encima, así que aguardó a que esta moviera ficha y se acercara.
-¿Podrías firmarme el libro, y dedicármelo? –Le preguntó esta, acercándose a la mesa donde Ángel recibía a los fans.
-Por supuesto. ¿Cómo te llamas? –Le preguntó Ángel cogiendo el libro de sus manos, y mirándola a los ojos.
-Ruth. Soy una gran admiradora de tus historias.
-Seguro que si… Ruth, ¿eh? ¿Te gustaría alguna dedicatoria en especial?
-Mmm… Quizás alguna que no suelas entregar a cualquier fan. –Le indicó Ruth haciéndole un giño.
-Mmm… Quizás tenga algo en mente, si no tienes problema con esperar a que este lugar cierre.
-Esperaré.
-Bien. Busca un lugar donde ponerte cómoda.

Escuchando esto, Ruth se marchó lentamente, siguiendo Ángel con la mirada, el vaivén de su trasero y caderas.
-Ya lo creo que voy a darte una dedicatoria… especial. –Pensó relamiéndose, sin apartar la mirada de ella.

Algunas horas después, cuando ya el establecimiento estaba por cerrar, y los clientes se dispersaban, Ángel recogió sus cosas y salió a la calle, encontrándose con Ruth, que esperaba pacientemente.
-Disculpa por la espera. –Le indicó Ángel acercándose a ella.
-Descuida. No ha sido tanto. –Expresó ella colocándose a su lado, y rodeándole el brazo, sin dejar de mirarle a los ojos.
-Así que mi admiradora número uno, quiere algo especial de mi… -Le indicó Ángel sujetándola del mentón-. ¿Qué edad tienes?
-Treinta y siete.
-Buena edad. No quiero malos entendidos, así que te lo preguntaré. No soy humano, pero soy macho, y puedo oler perfectamente tu feminidad llamándome. –Le indicó colocándose frente a ella y mirándola, mientras deslizaba las manos por su contorno, hasta que llegar a sus posaderas donde asió fuertemente las garras- ¿Estas dispuesta a seguir adelante con esto?
-Sin lugar a dudas. Cada vez que leo una de tus escenas de cama, no puedo más que imaginarme como tiene que ser hacerlo con alguien como tú. –Expresó ella deslizando una mano por el pecho de él.
-Perfecto. Admito que tengo curiosidad, por ver que hay bajo tu ropa. –Expresó Ángel con sonrisa siniestra, mirándola de la cabeza a los pies-. Ven. Tengo habitación en un hotel aquí cerca, donde nadie nos molestará.

Sin decir más, ambos se dirigieron a la habitación de hotel, donde apenas Ruth entró, Ángel la rodeó por la cintura pegándola a su cuerpo.
-Ven aquí. –Le indicó olisqueándole el cuello-. Hueles muy bien, y percibo que hace tiempo que no copulas con nadie.
-Me estaba reservando para ti. –Expresó Ruth enrojeciéndosele la cara, y estremeciéndose todo su cuerpo, al sentir la lengua de Ángel por su cuello.
-Que amable por tu parte… -Susurró Ángel, rasgándole toda la camisa por el centro, con una uña, y cortándole el sostén, dejándola expuesta a él-. Hacía mucho tiempo que no tenía el placer, de disfrutar del cuerpo de una humana.
-No… No te contengas conmigo. –Susurró Ruth, sujetándole la cara con ambas manos, y besándolo en los labios.
-Te aseguro que nunca me contengo. No perdamos más el tiempo.

Diciendo esto, la cogió en brazos y la llevó hasta la habitación donde tras dejarla sobre la cama, se desvistió, quedándose desnudo y observando como ella lo miraba, ligeramente intimidada.
-Sin ropa impones mucho más. –Susurró Ruth, justo cuando él se subió al colchón, y la dejó entre sus piernas y brazos.
-Es pronto para que empieces a estremecerte. –Expresó Ángel, deslizando una garra por el cuerpo de ella, y de un zarpazo, rasgándole el pantalón y la ropa interior-. Es hora de probar el postre, antes de la cena.

Diciendo esto, Ángel le separó las piernas, y elevándole el cuerpo, comenzó a lamerla entre los muslos hasta que llegó a su vagina. Ruth gemía y jadeaba con cada lamida, y cuando él finalmente le metió toda la lengua, alcanzando lugares que ella no creía posible, gimió ruidosamente, agarrándose con ambas manos, fuertemente a las sabanas.
-Oh, sí. Deliciosa. –Expresó Ángel relamiéndose, y sonriendo al verle el rostro jadeante-. Voy a divertirme mucho, haciéndote totalmente mía.
-Ahh… ahhh… En… En mi pantalón, tengo condones.
-¿Condones? Debes estar de broma. –Expresó inclinándose hacia ella, y dejando el hocico ante su cara-. Esos trozos de plástico, son para los humanos.
-Pero… Pero… -Expresó ella sorprendida.
-Ahora eres mi presa, y no te dejaré ir, hasta que haya terminado lo que hemos empezado. –Le indicó soltándole el cuerpo, y agarrándole los pechos-. Querías saber cómo era hacerlo con uno de mi especie, y te aseguro que eso tendrás.

Ruth entonces miró hacia la cintura de él, y vio como el miembro ya sobresaliendo palpitaba y goteaba, indicio que él estaba más que preparado para tomarla. Lo miró a los ojos, y comprendió que ya no había vuelta atrás. Era una bestia salvaje que solo buscaba aparearse, y para bien o para mal, es lo que ella había buscado. Ángel se abalanzó sobre ella, y mientras le lamia el cuello y pechos, fue situándose en posición. Ruth se sobresaltó al sentir el miembro caliente y húmedo buscando la entrada, y sin esperarlo, este la penetró de una sola estocada, llegando hasta el interior de su útero. Sus manos se cerraron con fuerza sobre el pelaje de la espalda de Ángel, y en ese momento, el comenzó a mover las caderas.
-¿Que se siente? –Preguntó Ángel, sin detener los movimientos, mirándole el rostro jadeante.
-¡Ahhh…! ¡Ahhh…! Que… Caliente y grande. –Expresó Ruth intentando recuperar el aliento en cada envestida.
-Eso es, pequeña. Apriétamela bien con tu cuerpo.

El cuerpo de Ruth literalmente revotaba con cada envestida, y sus jadeos y gemidos llenaban la habitación, acrecentando las ganas de Ángel por poseerla por completo. Entonces él se colocó de rodillas, y elevándola como si fuera una muñeca, continuó tomándola, mientras ella intentaba agarrarse a él. Varias lágrimas se deslizaban por el rostro de Ruth, y la saliva se escapaba de su boca con cada jadeo. Sentía su cuerpo arder, y el miembro de Ángel parecía llenarla cada vez más, con cada segundo que pasaba. Entonces lo sintió. Una enorme presión en su interior empezó a crecer. Debía tratarse del nudo, y eso solo podía significar una cosa.
-Ahhh… Si… Si… eso es. Preparate a ser impregnada. –Expresó Ángel agarrándola fuertemente por las nalgas, clavándole varias de las uñas.
-No… Espera. No lo hagas o…. –Intentó decirle Ruth, cuando sintió un torrente ardiente inundándola.
-¡Aaahhh! Recibe toda mi semilla, y preñate. –Expresó Ángel tumbándola de nuevo, y dándole varias y enérgicas estocadas, provocando que parte de su esperma, se deslizara por los muslos de ella.
-Ahh… Ahhh… Lo has hecho… -Susurró Ruth totalmente extasiada, sintiendo cada chorro, llenándola aún más.
-Ufff… Si. Así debe ser siempre. –Le indicó Ángel lamiéndole la cara-. Seguro que ahora eres más feliz, con mi autógrafo especial, bien plantado dentro de ti.
-No… No tenía idea de que pudiera ser tan intenso. –Expresó Ruth sujetándole la cara, y chupándole la lengua.
-He he… Buena chica… Ahora descansa un poco mientras nuestra unión desaparece, ya que después te lo haré por el resto de la noche.

Al escuchar esto, Ruth no pudo evitar tragar saliva, ya que si todas las siguientes veces iban a ser como esa, es posible que jamás pudiera disfrutar de nuevo con un humano. Como bien le había dicho Ángel, apenas su miembro se relajó y ella quedó libre, apenas le concedió unos pocos minutos, antes de volver a caer en sus garras. Una y otra vez, Ruth fue tomada salvajemente, incluso cuando las fuerzas en su cuerpo prácticamente habían desaparecido, volviéndose una muñeca totalmente bajo su control. Al término de la noche, tras ser tomada numerosas veces, y ser sodomizada otras tantas, su vientre quedó bien hinchado, como recordatorio de todo lo que había recibido. Permanecía sobre la cama, jadeando y gimiendo, con algún que otro arañazo sobre el cuerpo, y empapada en sudor, por el calor que sentía en su interior, y el agotamiento físico y mental. Ángel permanecía a su lado, acariciándole el cuerpo y el vientre, y de vez en cuando hundía su lengua entre los labios de ella.
A medio día del día siguiente…
-Ahhh… Eso ha estado genial. –Expresó Ángel estirándose ante la cama-. Me gustaría repetir más veces, pero tengo trabajo que terminar. Descuida. Puedes quedarte en la cama si lo necesitas. Marchate cuando gustes, pero que sepas, que si al regresar aun sigues ahí, no desaprovecharé, y tengo mis dudas de que tu cuerpo y mente lo resistan. He he. Bueno, que pases un buen día. Siempre es agradable, encontrar fans tan entregadas.

Y riéndose, Ángel se marchó, dejando a Ruth en la cama con todo el cuerpo dolorida, y aun cansada.
-Diantres… Ay… Mi culo… Expresó intentando incorporarse-. Anoche llegó un momento que ya no sentía dolor, pero ahora todo ese sexo salvaje me está pasando factura. Ufff… Espero que esto sea algo pasajero, o tendré serios problemas. –Expresó tocándose el vientre aun hinchado-. Se… Será mejor que me marche, o acabaré como su perra personal. O quizás…

Permaneció sentada en la cama pensando en todo lo sucedido, y aun con las dudas rondándole la cabeza, se dirigió al aseo para lavarse.
avatar
AngelBlackwolf
cria
cria

Masculino Furry puntos : 10567
Fecha de inscripción : 06/07/2014
Edad : 39
Localización : Islas Canarias

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.